lunes, 15 de junio de 2009

Solo para Lobos... digo, para Locos



Herman Hesse, nacido en Cawl, una localidad de Baden-Wurtemberg, ha demostrado ser uno de los autores mas relevantes de la literatura alemana. Sus viajes por Italia e India determinaron una gran influencia en su forma de escribir, su padre y abuelo fueron misioneros y su educación estuvo mitad en Alemania y mitad en Suiza. Formado por una juventud conflictiva, luego de un intento de suicidio a los 15 años. Luego de años de terapia, se puede notar en las mayorías de sus obras, principalmente en Demian, su gran rasgo Psicoanalítico.
Una de las más aclamadas obras del aclamado autor (valga la redundancia), ganadora de un premio Nóbel, escrita en 1920, y reconocida por todo aquel gustoso lector de la literatura alemana. Obra curiosa la de Herman, un profundo relato sobre los conflictos de uno mismo. Considerada como una autobiografía, el relato de un hombre, Harry Haller, el cual se denomina a si mismo como “el lobo estepario”, lleva una vida bastante miserable, en la búsqueda de ese, no se que, al cual todos buscamos.
Toca fondo en el alcoholismo y el vicio del tabaco, rechazando los lugares de reunión social de la época, con sonoras orquestas de jazz, recorriendo de bar en bar, de copa en copa, viviendo en un especie de pensión, rodeado de gente ajena a él, este extraño y errante personaje, llega a conocer a una dama de compañía, la cual lo integra a un mundo nuevo para el, el de la danza, la música, y los placeres a los cuales antes había rechazado profundamente. Para Harry esta nueva vida le significa un gran cambio en lo exterior y en lo interior, llegando al anhelado objetivo de poder reírse de si mismo, y poder plantear una suerte de alianza entre él y el lobo en su interior. En mi opinión, un intrincado relato sobre esa relación, a veces difícil, con el animal que todos llevamos dentro. El relato de toda una vida, en detalles tan pequeños como el decorado de un pórtico, muestra como el autor puede viajar muy lejos, con la cercanía de sus emociones.
En el pasaje curioso de “solo para locos” muestra su curiosa necesidad de la liberación de sus instintos (este animal encerrado) y un poco la cuestión de romper con los esquemas de la vida cotidiana que tanto acartonan nuestras formas de vida.
“Maravillosa doma del lobo estepario”, dice un cartelito en una puerta del dichoso circo del libro. Una figurativa escena es esa que muestra la distancia tan grande entre el lobo y el hombre, la cual nos guía por este mundo de fantasía, la brecha entre lo salvaje y lo humano, entre el instinto y la razón, entre lo invariable y los esquemas cotidianos. En mi opinión, una experiencia interesante la de hacerse un viajecito por ese camino sinuoso que es el uno mismo, experimentando la profundidad del animal que llevamos dentro y tratando de establecer una mejor relación, a mi parecer, con la vida anímica y social. Recomendado, como dice el autor, para locos, los cuales quieran entablar charla con el animal interno, de esa forma poder entender mejor nuestras risas, llantos y broncas de todos los días, si quiere algo así, este es el libro, sino, algo adentro funciona bien, ¿o mal?…

2 comentarios:

  1. hola!! kreo k ay muxa letra y tendrian k poner fotos y resumirlo un poco... weno es lo k yo creo... adios!!!

    ResponderEliminar
  2. A este loco lindo se me hace que lo conocí en otra vida... Por qué tugurio arrabalero nos habremos encontrado?
    Excelente, dan ganas de meterse en los textos del demente, a ver que demonio (bestia la llama usted) hace salir.

    ResponderEliminar

Comentarios, dudas, puteadas... cualquier cosa, maeses!