domingo, 16 de mayo de 2010

Liberté, égalité, fraternité



Todos nosotros leímos historietas de chico. Es poco conocido el caso de aquel que compartió los ratos de la infancia sin un solo libro de historietas como compañero, y compadezco profundamente al que la haya tenido que sobrellevar sin personajes entre cuadros mediante. En efecto, es tanta la difusión que tiene este medio sobre los infantes (ya sea por recibirlo intencional o intencionalmente), que poco es el margen que se deja para que nadie conozca (o haya conocido en su época) a uno, dos o media docena de personajes de historieta. Puede que estos ángeles de la guarda infantiles se hayan borrado de nuestra memoria, o puede que todavía brillen en nuestros recuerdos las aventuras de tal o cual personaje.

Los Frikilólogos (y quienes nos rodean) nos caracterizamos no solo por no haberlos desterrado de nuestra memoria, sino por vanagloriarlos y por continuar, hasta el día de hoy, rodeados de estos personajes. Es uno de estos personajes a los que voy a citar hoy aquí, ante todos nosotros, a un enano para nada infantil, fiero y de buen corazón; Asterix el Galo.

Narizotas y Bigotes

Básicamente, Asterix es una típica historieta francesa, editada en páginas de múltiples cuadros (detestan los pocos cuadros, nuestros amigos los franceses), desde comienzos de la década del ’60 hasta nuestros días. Es curioso pensar que una serie de un humor un tanto reticulado (o con olor a viejo) pueda llegar a tener un golpe cómico en nuestros días; pero, en cierto sentido, yo pongo a esta clase de historietas en el mismo escenario que a los Les Luthiers; por más que cambien los tiempos, los seres humanos somos muy nostálgicos y tenemos reminiscencias de otro tiempo que todavía no terminó de morir, pues pruebas como ésta siguen dándole vigencia.

Eso, o simplemente nos gusta.

Los Autores

Antes de que Asterix viera la luz, los dos autores (Uderzo, un dibujante particular, y Goscinny, un guionista excepcional) publicaron otra historia llamada Oompah-pah, en el mismo magazine que aparecía tintin. Mas adelante, en octubre del ’59, Asterix vio la luz en otra revista, llamada Pilote; pero hete aquí que el dibujo gustó tanto, que se confeccionó un comic-book (con el formato que conocemos ahora), el primero (que apareció en 1961) de lo que sería un largo reguero de fascículos. A partir de entonces, a un ritmo regular de más o menos un año, los comic-books (o libro de historietas, o álbum, o…) fueron fructíferos y reticentes, siempre con una mejoría en el estilo.

Cuenta la leyenda que los primeros dibujos de Uderzo de Asterix mostraban a un colosal, fuerte y tradicional guerrero galo; pero Goscinny fue a el con una idea totalmente diferente; quería un guerrero pequeño y diminuto, que prefiriera la inteligencia sobre la fuerza. Sin embargo, Uderzo sintió que el pequeñito de Asterix necesitaba un compañero fuerte pero estúpido; Goscinny accedió, y esto condujo directamente al nacimiento de Obelix.

Hay un verdadero mambo con los derechos de Asterix; para hacerla corta, Dargaud era la editora que se quedaba con los derechos de los primero álbumes, pero luego de la prematura muerte de Goscinny y del reclamo popular de que la serie continuara, Uderzo no solo tomó también el papel de escritor, sino que creo su propia editorial para no tener que seguir confiando derechos sobre alguien más. Más adelante, tanto la familia Uderzo como la Goscinny demandaron a Dargaud por los derechos de Asterix y ganaron la querella.

Otra ironía; Uderzo decía que no quería que nadie continuara la serie de Asterix sobre su muerte, pero pareció cambiar de parecer hace poco y vendió los derechos de publicación y utilización post-mortem a Hachette, una editorial cualunque.

Esto, para interés de los chismosos, causó una querella familiar, especialmente con la hija de Uderzo quien declaró en Le Monde, “El co-creador de Asterix, el galo que representa la independencia por excelencia, ahora se ha vendido a los hombres modernos de las finanzas y la industria, tal como venderse a los romanos por unos sextercios” (los sextercios son agregado mío). A su vez, la hija de Goscinny también vendió sus derechos para publicación post-mortem, y Uderzo seleccionó a tres ayudantes para que fueran sus sucesores.

Puñetazos varios

Asterix y Obeliz narra la historia de un pueblecito galo que vivía en las orillas de armórica, costa noroeste de Francia, que resiste a la ocupación romana en el año 50 antes de cristo. Esta sencilla cuestión es alterada siempre por nuevos elementos, más que nada adornos o sortilegios de muy distinta receta, causada por el gran arsenal épico que es y fue el mundo antiguo. Los autores usan, con eficacia, registros históricos de una manera desopilante.

Los galos (antiguos ocupantes de Francia) han sido sometidos bajo el yugo de César, o casi todos, pues este pueblecito galo, aún resiste. Cómo resiste? Sencillo, gracias a la poción mágica que confiere fuerza sobrehumana a aquel que la beba, poción cuyo secreto solo es conocido por Panoramix, el druida de la aldea.

Este pueblo no es un pueblo militante, ni revoltoso, ni nada menos. A menudo se recagan a trompadas entre ellos, y otras tantas veces tienen conflictos por estupideces. Pero la gran mayoría del tiempo, lo único que quieren hacer es continuar su vida en paz, cazando jabalíes en el bosque y divirtiéndose en comilonas, además de abofetearse de buen grade, ya sea entre sí o entre los romanos.

Los problemas generalmente tocan a su puerta, ya sea ayudando a enemigos del imperio romano, yendo a buscar una determinada cosa que su druida necesita o acompañando a alguien a hacer algo. Asterix y Obelix siempre son los dos guerreros designados a hacer el viaje que sea, tras lo que sea, como sea. Y, obviamente, siempre resultan victoriosos.

El Imperio Romano es una máquina de perfección y ensamblaje; en todos lados rebosa disciplina y respeto, exceptuando en los asuntos que conciernen a esos galos específicos. Tanto el César como sus subordinados han pasado por mil y un estrategias para derrotarlos, pero es inútil; el pueblo galo es mucho más fuerte que todo el Imperio junto.

El humor francés es bien apreciado a través de las adaptaciones históricas que tiene el comic; ya desde la figura del César, o Cleopatra (por mencionar a solo un par de todas las que desfilan en sus lugares), hasta detalles nimios pero importantes, como son los nombres y los idiomas de los diferentes pueblos involucrados (cambiar la fuente cuando se trata de otro idioma, cambiar la terminación cuando se trate de otra etnia), hasta la necesidad básica de cagarse a trompadas hacen de asterix un comic para nada desperdiciable.

“Nuestro Bardo tiene Voz de Sistro, pero no Miente”

Asterix ha recibido montonazo de menciones en todos lados. De más está aclarar las adaptaciones al cine que tuvo, además de las adaptaciones animadas; cuenta también con un parque de diversiones temático, en Francia. Pero estas menciones serían poco curiosas sin algunas particulares;


  • El primer Satélite Francés lanzado al espacio en 1965 tuvo de nombre Asterix-1, y no solo eso, sino que el Asteroide 29401, descubierto también por astrónomos franceses, lleva el nombre de Asterix; después de todo, Asterix en griego antiguo significa “Pequeña Estrella”.
  • Durante las Olimpíadas de 1992, Asterix apareció en numerosos posters en torno a la torre Eiffel.
  • Asterix y Obelix aparecieron en la tapa del Time, en una edición especial dedicada a Francia. Ahí, fueron descritos como “la imagen de la independencia francesa ante un mundo globalizado”.
  • La final entre Francia e Italia en el Mundial del 2006 fue descrita como un enfrentamiento entre galos y romanos.
  • La DC sacó un número en el cual Supermano y Jimmy Olsen regresan en el tiempo para toparse con una tribu de indomables guerreros galos que mantienen a raya a los romanos.
  • El 29 de Octubre de 2009, Google puso una portada especial en su página web conmemorando los 50 años de Asterix.

Podría seguir hablando de Asterix. Podría hacer reseña de personajes, trama e historias. Pero esta aventura, la aventura de leer Asterix, es una aventura que es mejor hacerla solo. Y les dejo algunos pedazos de los Films animados, porque tampoco tienen desperdicio.

Warning! Spoiler!

Un abrazo, y nos leemos en la próxima entrega de un comic de Goscinny !

Cataqclismo

1 comentario:

  1. Ohhhh.... a donde se fue mi infancia??? No se si sentirme vieja o agradecer los recuerdos que se me vienen encima.
    Dos grandes aventureros que los fanáticos siempre recordaremos y a aquellos que no los conocen, deberían verlos y hacerse fanáticos!!!

    ResponderEliminar

Comentarios, dudas, puteadas... cualquier cosa, maeses!