domingo, 16 de mayo de 2010

Código civil de Manganimé versión 3.0


Llevando pedazos de fibrofacil en un teatro, astillándonos las manos con el Hippie Cósmico caímos en cuenta de que no habíamos buscado el volumen tercero en la biblioteca de turno. Empezamos a movilizarnos y a desempolvar un par de libros, pero las astillas en las manos nos jorobaban un poco, así que los dejamos de lado durante un tiempo. Pero lo peor fue que el almanaque se nos vino encima y los libros siguieron durmiendo. No fue hasta hace poco, que terminé de sacarme las últimas astillas mientras el condenado goblin me picaba con un Shinai, que pudimos pasar a limpio estos estatutos.


Como siempre, debe recitarse el preambulo antes de leer el resto de las leyes <.<


Ley N° 3895: Siempre que haya mujeres en edad de reproducción, existirá en el mismo ámbito un personaje de sexo masculino que considere su libido de manera directamente proporcional a la belleza de la fémina a conquistar. Generalmente no tendrá éxito; de tenerlo, debe tratarse de una situación excepcional (por necesidad, prima la cuestión).



Ley N° 86: Mientras más serio y reservado, más status social levanta un personaje. Esto es directamente proporcional y no se altera nunca; el silencio nunca podrá ser usado como otra herramienta que no sea el aumento de suspenso o la generación de dudas. Usualmente, a estos personajes les importará un comino su entorno, lo cual resultará irónico a la hora de las relaciones sociales.


Ley N° 512: La Psicología en Japón tiene pocas raíces; esto se reflejará en los aislamientos y traumas, abundantes en cualquier serie que se respete. Los traumas pueden ser alevosos o no, y pueden intentar sobrellevarse o no.


Ley N° 667: Siempre que se perciba o se vea venir un conflicto de calibre astronómico, el capítulo concluirá. Esta máxima es ineludible y siempre será utilizada, bajo pena de Enojacho.


Ley N° 304: Mientras más trascendente sea una acción a realizar (sin importar el motivo, medio o meta específica a alcanzar), mayor será el obstáculo a presentarse. Esto puede (inclusive hay una tendencia) generar frustraciones repetidas sobre uno o más personajes.


Ley N° 453: Mientras más autoestima tenga el personaje que esté en contra del protagonista (o sus amigos), más humillante será su derrota; puede llevarse a manos de un personaje novato o de bajo nivel.


Ley N° 2004: Dependiendo de la longitud de un enfrentamiento, éste puede trocar su resultado a favor de uno u otro contendiente. Esta ley está alterada por toda clase de factores que intervienen en el combate, pero debe ser respetada (el cambio de peso en la balanza de la victoria es proporcional a la duración de la lucha).


Ley N° 8812: No hay poder más importante que la confianza (en uno mismo o en el equipo) y el coraje. Esta ley debe respetarse a rajatabla, bajo pena de muerte por lluvia de libros de autoayuda.


Ley N° 465: Suele haber personajes tímidos/sumisos. La más de las veces estos personajes suelen ser segundones, pero cobran importancia al revelarse su potencialidad oculta bajo la máscara de sumisión. A menos que este personaje se troque en un testaferro de otro personaje, el susodicho deberá tener un as en la manga.



Ley N° 798: Siempre deberá haber un personaje adicto a la nicotina, preferentemente fumador regular. Esta ley puede evadirse, pero debe reemplazarse el vicio del tabaco por otro personaje viciado con otro elemento.


Ley N° 285: Algunos personajes no comerán, devorarán lo que les pongan delante, y usualmente en cantidades astronómicas. En general, estos personajes no verán su figura alterada en lo más mínimo por su dieta.


Ley N° 395: Siempre que un combate sea entre personajes relevantes, y se usen armas, el torso recibirá más heridas que cualquier otra parte del cuerpo. Pocas veces se apuntará a la cabeza.


Ley N° 97808: Siempre que tengan importancia personajes sumidos en la tercera edad, contarán con las siguientes características, en este orden de relevancia; baja estatura, senilidad y libidinosos. De no ser así, el personaje en cuestión morirá al poco tiempo de su aparición, o se quedará al margen la mayoría del tiempo.


Ley N° 285: Los Mechas contarán con tecnología de punta en lo que respecta a baterías; de no ser así, la energía tendrá que ser una cuestión importante a la hora de aprender su apropiado manejo. Esta ley, ambigua como es, debe ser respetada en ambos extremos.


Ley N° 593: Los Magos, Hechiceros o Conjuradores que aparezcan serán lo menos cercano a un Mago tradicional que se conozca. El alcance de su poderío es limitado, siempre (aunque su reputación diga lo contrario), y sus fallas humanas son la mayoría de las veces la llave a su perdición.



Ley N° 1910: El uso de Reliquias (vivas o inertes) para derrotar enemigos lo suficientemente poderosos es aceptable, siempre que la obtención de la misma sea difícil. No se podrán utilizar muy a menudo, bajo pena de lluvia de peras podridas.


Ley N° 952: Exceptuando que la temática de la serie sea futurista o demasiado occidental, se deberá hacer una referencia a una figura o situación histórica tradicional nipona. Tarde o temprano, alguna referencia debe salir a la luz, ya sea en simbología o el uso de nombres propios.


Ley N° 321: Siempre que un personaje esté cargando contra un objetivo determinado, solo se moverán la ropa, el pelo, y el fondo, pudiendo también moverse las piernas, dependiendo del foco de la escena. Los Japoneses tienen la virtud de reprimir la inercia en su cuerpo.


Ley N° 583: Siempre que se encuentre algún ámbito industrializado todo elemento de manufactura industrial tendrá un número de serie muy avanzado.


Ley N° 856: El baño nipón deberá ser lo más tradicional posible; es decir, agua templada o cálida, con mucho vapor y un lugar donde acumular el agua; obviamente dividido por sexos. Algunos géneros pueden escapar a esta ley, pero siempre deberá contarse con la prohibición moral preestablecida como un obstáculo.


Cataqclismo & El Hippie Cósmico





1 comentario:

  1. A la Ley 856 le faltó decir que todo personaje femenino que se bañe en el mismo lugar que un masculino estará levemente alterada y adormecida por los vapores, por lo que en el 70% de los casos caerá en sus brazos o, en el mejor de los casos (para el personaje masculino) con las tetas JUSTO en las manos de él...

    ResponderEliminar

Comentarios, dudas, puteadas... cualquier cosa, maeses!