martes, 16 de marzo de 2010

Código Civil de Manganimé




Mis queridas nenas: pensando al pedo mientras veía cómo una araña intentaba atrapar a un goblin con una sopapa para desatascar inodoros, inundado de tedio, comencé a pensar en un artículo pseudo-gracioso para la gaceta, en su edición de febrero. Pero el tiempo pasó, y mis sesos no sacaron nada en claro.
Una de esas noches, en las que el goblin logró robarle la sopapa a la araña y se vino a jugar Last Blade 2 conmigo en la Frikicueva, él mismo salió con la idea de esta nota, la cual me copó al instante.

Básicamente, en esta lista enumeramos, a nuestros ojos, las reglas incondicionales que se cumplen en cualquier obra audiovisual japonesa (y no tan japonesas, a veces).


Preámbulo

Nos, los representantes del Concilio Frikilógico Argentino, damos por inaugurada ésta, la primera conglomeración legal de estatutos a ser tomados en cuenta en caso de producirse un atacazo artístico nipón. Aclaramos que estas leyes no se cumplen siempre todas simultáneamente, sino que se reúnen aleatoriamente a gusto de su autor.
Todo aquel autor que no cumpla con al menos una de las siguientes, será debidamente citado ante tribunal federal de faltas, y en caso de no corregir su comportamiento, perseguido por el peor monigote que podamos alquilar (léase Vocaloid).


Ley N° 775: Todo aquel protagonista que incurra en ira en su primer capítulo, recurrirá a este estado en casos posteriores similares para sobrepasar cualquier adversidad. En caso de no hacerlo, la serie no constará de más de 12 capítulos.



Ley N° 437 (Ley de Demolición Controlada): Todo ataque poderoso que falle su objetivo deberá estrellarse contra el objeto contundente más cercano (montañas, edificios, Vocaloids). En caso de no hacerlo, explotará en el aire con un colosal estruendo.
--Decreto de Edificación 01: Todo edificio será lo suficientemente resistente como para soportar al menos dos o tres ataques de los sujetos implicados en la batalla.
--Decreto de Edificación 02: La edificación ha de ser abundante. Nunca deben faltar infraestructura que destrozar (en caso de encontrarse al aire libre, el autor deberá construir montañas de granito del tamaño de Turquía)

Ley N° 9901: Los lentes o anteojos deben aparecer en algún momento de la historia, siendo los más propensos a su uso los personajes femeninos. No existen excepciones admisibles a este estatuto.

Ley N° 122: Todo escenario deportivo deberá medir al menos el doble de lo que mediría en la realidad.

Ley N° 531: No existe la obesidad, exceptuando personajes secundarios masculinos.

Ley N° 845: Una caída siempre tendrá como objetivo el busto del personaje femenino más cercano. En caso de exceptuar esta norma, la caída deberá ser sumamente dolorosa y/o graciosa.

Ley N° 998: Las armas arrojadizas nunca deberán acabarse, así como tampoco las armas contundentes romperse, ni tampoco las cortantes desafilarse. Las armas son PERFECTAS. Los cartuchos de municiones deberán tener una capacidad directamente proporcional a la puntería de quien la use.

Ley N° 467: Siempre existirá un personaje misterioso, sea del sexo que sea. En cualquier caso, el misterio viene con una mano generosa de fanservice y sex-appeal. No existen excepciones a la norma en caso de aparecer el susodicho.

Ley N° 43: El personaje cabrón tiene dos salidas posibles: o bien muere horriblemente al poco tiempo, o bien es el superviviente par excellence.

Ley N° 884: Aquellos personajes que no hacen nada en toda la serie, terminarán teniendo un papel clave al final. La importancia o la densidad del protagonismo puede variar.

Ley N° 227: No existen uniformes escolares que tengan otra cosa que polleras. Tampoco existen pantalones cortos para los hombres, por más calor que haga. Esta ley se apega a las costumbres niponas al pie de la letra.



Ley N° 665: La sangre nunca terminará de manar de un cuerpo. Los japoneses no coagulan.

Ley N° 836 (Ley Leoric): Si los personajes suelen sucumbir fácilmente en la pelea, contarán con la capacidad de poder levantarse de nuevo. No importa cuantos huesos tengan rotos, ni cuantos nervios cortados; no importa si King Kong les tira con un tren, ellos volverán a levantarse (aunque pueden tardar un poco).
--Decreto 01: Se puede contar con un testaferro para recordar en los momentos de caída: es este objeto (un personaje o una meta) el que les da la capacidad de levantarse de vuelta.
--Decreto 02: Los combates pueden dejar secuelas, pero ninguna secuela puede privar al personaje de la capacidad de levantarse de vuelta.
--Ordenanza 101: Esta ley se aplica a personajes protagonistas y/o importantes (algo así como IAPOS)

Ley N° 1324: Existen solo dos maneras de encarar la muerte: o mueren todos, o no muere ninguno. Los Japoneses no conocen el gris.
--Decreto 01/7: Cuando un personaje que parecía prometedor muere a los pocos capítulos de ser introducido, es casi seguro que el resto perecerá a lo largo de la historia. La muerte temprana puede ser un gran método de adivinación.
--Decreto 35/9 (V. Gobernador Galvez): Los personajes que salen de una picadora de carne vivos no morirán jamás, como tampoco todos los que le rodean (pues él se sacrificará por ellos). Si un personaje revive, es muy probable que el resto también reviva.

Ley N° 957: Si existe un vampiro, siempre existirán ghouls cercanos. estos muchachos vienen de a millones y duran lo mismo que un recreo. Los Vampiros, por otro lado, no se acercarán al vampiro occidental convencional, aunque lo intentarán bastante.
--Decreto 67: Citar a Drácula, Vlad Tepes o cualquier pseudónimo similar es un recurso utilizable y casi obligatorio.



Ley N° 253: Siempre hay personajes que se sonrojan. En caso de no sonrojarse, el personaje deberá mirar a algún punto indefinido y pedir perdón en tono suplicante, por más que haya terminado de comer comida que él mismo preparó, o que llegue de trabajar. No importa el contexto, la vergüenza nipona no es igual a la nuestra. Los personajes femeninos son más propensos a caer en este estado.

Ley N° 174: El Sensei nunca será superado por el alumno. No importa cuanto practique el discípulo o que tan prometedor parezca, el sensei siempre tiene un as bajo la manga que nadie prevee. Si es superado, entonces el sensei en cuestión nunca fue tan colosal como se supuso. También se puede dar el caso de que el sensei muera a manos de otro, pero nunca dejará de ser el Sensei propiamente dicho (digamos que el título lo transforma en algo más que humano)

Si se quiere exceptuar esta ley, no solo deberá tener una excusa lo suficientemente buena, sino que el autor deberá comprometerse al pago del 1% de las acciones de la obra por el resto de sus días, dirigidos a Calle Falsa 123, Frikilandia, bajo pena de ataque de gorila.

Ley N° 107: El enemigo siempre revelará su punto débil cuando crea ganada la batalla. De no proporcionar esta información se dará algún tipo de ventaja a su contrincante.
--Decreto 44: Cuando dos personajes se enfrentan se presentan a ellos mismos y sus técnicas, el orden es aleatorio.

Ley N° 115: En una batalla el tiempo siempre transcurrirá más lento que en cualquier otro momento de la serie.
--Decreto 45: Siempre hay tiempo disponible para gritar algo. Sea un insulto, una onomatopeya, una advertencia o el nombre de una técnica (no importa el largo de ésta última).

Ley N° 133: Los peinados y sus colores serán lo más antinatural posible, sin embargo, siempre habrá varios que parezcan de este mundo.


Esto es todo por esta edición, nos vemos en la próxima entrega del Código Civil de Manganimé.




Cataqclismo y El Hippie Cósmico




2 comentarios:

  1. DIOSES!!! LO QUE ME REI CON ESTA NOTA!!! genial gente, genial!

    ResponderEliminar
  2. jajajaj, geniooooooos

    ResponderEliminar

Comentarios, dudas, puteadas... cualquier cosa, maeses!